6 Tips para detectar conductas pasivo agresivas en tu empresa

6 Tips para detectar conductas pasivo agresivas en tu empresa

Cuando hablamos de bienestar en la oficina, nos puede venir a la cabeza ideas de un equipo de personas comunicándose, sonriendo y cooperando para conseguir un proyecto junto. Esta realidad puede verse entorpecida por una realidad ambigua, las conductas pasivo agresivas.

Estas conductas, a diferencia de las agresivas, no suelen detectarse a simple vista, suelen subyacer a determinados comportamientos que pasan desapercibidos en el día a día. Sin embargo, su importancia es tal, que esa imagen idílica puede transformarse en aterradora para los trabajadores y generar una sensación de cansancio o burnout que hagan que ir a trabajar sea algo costoso en vez de placentero.

conductas pasivo agresivas

Incluso en el liderazgo pueden existir este tipo de conductas pasivo agresivas, generando que los trabajadores recurran a conductas como el absentismo o las pausas demasiado largas entre otras. Generando, según la Universidad Concordia que este tipo de conductas den lugar hasta un 30% por ciento de las empresas que quiebran.

Por ello, y como siempre trabajamos desde Option, es importante la toma de Conciencia. Porque solo de esta forma podemos ponernos un objetivo y empezar a trabajar en esa dirección.

1. Tiende al victimismo

Las situaciones y el resto de compañeros están en contra de ellos, no son capaces de realizar sus funciones porque siempre hay otra cosa que se lo impide aunque ellos quieran hacerlo.

2. Olvidos y procrastinación frecuentes

«Ahora no puedo», «ya lo haré mañana», «no me di cuenta de que me mandaste hacer esto»… De forma habitual, por lo tanto, no se hace responsable de sus labores o las pospone para más adelante.

3. Culpas y quejas constante

Ya sea hacia un compañero, un líder o el propio trabajo. Quejarse es lo habitual y si algo falla o no sale como debería no es por sí mismo, si no porque los demás no han sido capaces o han tenido la culpa de algo.

4. Hostilidad ambigua

No muestran hostilidad clara hacia otras personas de manera directa. No confrontan los problemas para solucionar los conflictos si no que lo hacen de forma indirecta. Por ejemplo, criticando por la espalda a otros compañeros o  generando situaciones que les compliquen sus labores o utilizando el sarcasmo.

5.  Excusas, mentiras e ineficiencias intencionadas

Afirmar que no sabe hacer sus labores para que lo haga otro, excusarse por no haber hecho algo o mentir con respecto a sus habilidades o la de los compañeros.

6. Envidia, resentimiento y resistencia hacia compañeros.

Principalmente, la resistencia incluida a aceptar opiniones o sugerencias para mejoras; y el resentimiento, centrado en la mala gestión de sus emociones.

No hay que olvidar que las personas somos humanas y que estos comportamientos pueden darse de forma espontánea en el día a día,  ya sea por una mala gestión emocional en ese momento o porque de verdad ha ocurrido lo que indican. Por ello hay que diferenciar entre lo usual y lo puntual, siendo lo primero, lo preocupante para la empresa y la conducta a trabajar.

Desde Option, animamos a las empresas a trabajar en el reconocimiento de estas conductas y en el trabajo en la gestión comunicativa dentro de los equipos, para conseguir no solo un buen ambiente de trabajo si no también una mayor eficacia y efectividad a la hora de realizar las funciones. Una buena comunicación es clave para la salud de tu empresa y tus relaciones.

Deja una respuesta